cargando

Combatiendo la violencia familiar desde el trabajo

Combatiendo la violencia familiar desde el trabajo

Este es mi primer artículo en el blog. Cuando me pidieron que escribiera sobre un tema de gestión en los negocios pensé en escribir sobre algo que es más común de lo que imaginamos y de gran peso social: el lugar de trabajo como cuna de violencia familiar.

Recordemos aquellas clases de civismo en las que describían al ser humano como un ser social, es decir, una característica innata de todos nosotros la cual nos permite formar sociedades y desarrollarnos en éstas. Por lo tanto, una compañía, un hogar o una escuela, son lugares en los que nosotros realizamos nuestras actividades cotidianas.

Cada vez más empresas buscan ser responsables con el entorno en el que se desarrollan, esto puede ser haciendo sus procesos sustentables o realizando donaciones a la sociedad. Pero en este artículo me gustaría hacerlos reflexionar sobre una situación que nace en el trabajo y repercute en la dinámica familiar de los trabajadores de una empresa.

Me gustaría crear conciencia sobre las dimensiones que el sentirse insatisfecho o agredido en el trabajo tiene a nivel social, pero también sobre la posibilidad que tenemos como empresas mexicanas de cambiar la grave realidad que vivimos respecto a la violencia familiar. 

Cuando un trabajador se siente frustrado o molesto con su trabajo (por la situación que sea), puede llegar a violentar a su familia y posteriormente cada integrante puede hacer lo mismo con cualquier persona con la que se relacione fuera de la familia y así generar, por ejemplo, bullying. 

Se sabe que 7 de cada 10 familias mexicanas sufren de algún tipo de violencia doméstica. Si nosotros como directivos, gerentes o compañeros de trabajo nos hacemos conscientes de la responsabilidad que recae en nosotros el generar o prevenir la violencia, por el simple hecho de pertenecer a esta sociedad, estaremos ayudando a que este fenómeno cada vez vaya disminuyendo.

Fomentando una cultura organizacional sana y amigable, podemos impactar positivamente a nuestra sociedad gravemente dañada por la violencia doméstica. Recuerda que el trabajo y la escuela son nuestro “segundo hogar”.

A continuación te comparto un link con consejos prácticos y sencillos para sentirte bien en nuestro lugar de trabajo.

http://goo.gl/S9Ului

Deja un comentario

Comentarios

Sobre este artículo

Categoría

Cultura organizacional

Fecha

Autor