cargando

Estar a la vanguardia con mi aplicación móvil

Estar a la vanguardia con mi aplicación móvil

Como ya sabemos existen un sin fín de aplicaciones disponibles para teléfonos inteligentes en las principales plataformas; día a día varias empresas se suman a esta tecnología pues son muchas las ventajas y beneficios de tener una aplicación móvil para tu marca o empresa como ya lo hemos visto en artículos anteriores (también te puede interesar: ¿Mi empresa necesita una app?) pero… cómo mantener mis aplicaciones móviles a la vanguardia?

En esta ocasión hablaremos de lo que debes saber para que tus aplicaciones estén al día.
No nos debemos conformar con tener nuestra aplicación y ya, es necesario estarla monitoreando para saber qué es lo que está pasando con ella, cómo está funcionando, cuál es su aceptación, descargas o secciones más visitadas.
Para ello nos podemos apoyar de informes que las mismas plataformas (en donde está desarrollada nuestra aplicación) nos ofrecen y que muestran puntualmente datos del funcionamiento de la misma.
 
Hay que tomar en cuenta que a las aplicaciones también se les da mantenimiento y éste consiste en las actualizaciones constantes tomando en cuenta mejoras, otras necesidades identificadas de nuestro público usuario o simplemente nuevas tecnologías.
Una aplicación puede volverse obsoleta si no se le da el mantenimiento adecuado, pues con el paso del tiempo surgen nuevas versiones de Software (sistema operativo) y Hardware (equipos nuevos), lo que muchas veces va haciendo incompatible nuestra aplicación con estos nuevos dispositivos.

Las plataformas IOs y Android (principales sistemas operativos en dispositivos móviles) tienen aproximadamente una actualización al año y con ellas la incorporación de seguridad, diseño y nuevas funciones las cuales podemos aprovechar al máximo para que nuestra aplicación siga siendo atractiva y funcional.
En cuanto al Hardware los equipos móviles son uno de los productos electrónicos que se reemplazan con más frecuencia. Las principales marcas lanzan una nueva versión de sus modelos principales por lo menos una vez al año con mejor tecnología, velocidad, memoria etc. Esto puede a primera vista no convenirle a nuestras aplicaciones pues ese cambio puede influir o estar asociado con algún error o incidencia que deba requerir una actualización.

Un ejemplo claro es cuando surgió en una actualización de Software la función de multitarea (posibilidad de abrir varias aplicaciones a la vez), las aplicaciones tenían que actualizarse o de lo contrario no permanecerían en segundo plano y se cerrarían sin posibilidad de recuperar su estado. Otro ejemplo fue cuando una de las principales plataformas incorporó su resolución retina y habría que adaptar las interfaces a dicha resolución.
Todo esto nos da un parámetro de que tan al pendiente debemos de estar de nuestras aplicaciones y de los factores externos que influyen en ellas.

Sólo nos queda estar conscientes de que las aplicaciones también tienen fecha de caducidad, pero si les sabemos dar un mantenimiento adecuado podremos tenerlas vigentes por mucho tiempo y así seguir disfrutando de sus beneficios para nuestro negocio.

Deja un comentario

Comentarios

Sobre este artículo

Categoría

Apps

Fecha

Autor